Protege tu piel frente a los radicales libres

Seguro que has oído hablar a menudo de los radicales libres, e incluso es probable que tengas claro que son nocivos para tu organismo y para tu piel.  

Pero, ¿sabes realmente lo que son, cómo se crean y cómo puedes combatirlos? ¡Lee atentamente si no quieres envejecer prematuramente! 

Empecemos por algunos conceptos muy básicos: nuestras células están formadas por la combinación de infinidad de moléculas distintas; las moléculas son conjuntos de átomos, y los átomos están compuestos de protones, neutrones y electrones.

Dicho esto, un radical libre es un un átomo, o un grupo de átomos, que ha perdido un electrón y, en consecuencia, es inestable y altamente reactivo. Para recuperar su estabilidad perdida capta, con muchísima facilidad y rapidez, ese electrón que le hace falta de los átomos de otras moléculas. Así, estas “víctimas” se convierten a su vez en radicales libres que pasan a robar electrones a los átomos de moléculas cercanas, lo que puede generar una producción en cascada, conocida como estrés oxidativo —quitarle electrones a otra molécula es oxidarla.

¿Por qué son tan malos los radicales libres?

En realidad, los procesos normales de nuestro organismo, como respirar, metabolizar los alimentos o hacer ejercicio, producen radicales libres. El problema aparece cuando sufrimos de forma sostenida una oxidación excesiva, ya que entonces nuestros propios mecanismos biológicos de defensa frente a ellos no son capaces de neutralizar tantos radicales, que acaban por alterar y deteriorar nuestras células. Estas dejan de funcionar correctamente y, como consecuencia, aparece el envejecimiento prematuro o incluso algunas enfermedades como el cáncer, las cataratas o la arteriosclerosis.

La multidefensa más efectiva

Nuestro organismo lucha con los radicales libres constantemente con una poderosa arma: la defensas antioxidantes. Estos salvaguardias de nuestra salud pueden ser propios del cuerpo (enzimas) o bien adquiridos a través de los alimentos. Algunas sustancias como las vitaminas A, C y E, los betacarotenos, los flavonoides, el resveratrol, etc. son capaces de inhibir la oxidación y existen numerosos estudios que demuestran que son la protección más eficaz frente al envejecimiento celular y las enfermedades degenerativas. Así pues, sigue una dieta muy rica en frutas y verduras (¡y té verde!) para mantenerte joven durante mucho tiempo.

Por otro lado, también puedes proteger tu piel aportándole antioxidantes directamente. Asegúrate de que tus cosméticos incluyen una buena concentración de componentes adecuados; te ayudarán no sólo a reparar el daño oxidativo que tu cutis haya podido sufrir hasta ahora, sino a preservar su belleza en el futuro.  En cualquier caso, como los rayos del sol son unos grandes fabricantes de radicales libres, la mejor forma de prevenir sus efectos negativos es usando protección solar ¡cada día!

En Natura Bissé han creado 5 protectores solares que defienden y tratan tu piel de forma global, no sólo evitando que absorba las radiaciones del sol, sino también aportándole los activos más eficaces para evitar la formación de radicales libres, como los Macro-Antoxidantes©. Distintas texturas y distintos SPF (factor de protección solar) para que todos los tipos de piel encuentren el suyo.

 


Fuente: web Natura Bissé  

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *